miércoles, 11 de diciembre de 2013

Entrega olvidada.



Hace ya un tiempo se procedió a tirar un muro de piedra asociado a esta casa. Este pared conformaba el cerramiento del aprisco que antaño guardaba el ganado. Casi a ras de la parte superior del muro de piedra, en la pared de la casa apareció (por casualidad tras caer la piedra que lo ocultaba y que servía de tapadera) una pequeña oquedad (marcada por la flecha roja). Este escondrijo ocultaba un pequeño gran tesoro.
Este agujero, en la que entra con facilidad el puño de la mano, albergaba dos paquetes de tabaco con cajetilla de papel de la marca "Ideales" denominados "blanco", con un deterioro importante en su conservación.

Tras una inicial observación determiné que ambas cajetillas habían sido depositadas enteras, sin faltar ninguno de sus cigarrillos, presumiblemente cerradas y sin usar.
La primera cajetilla introducida, es decir la de abajo, se encontraba con los cigarrillos mirando hacia el exterior y la superior colocada transversalmente sobre la primera. De esta última y en peor estado de conservación se han desplazado por la oquedad algunos de los cigarrillos que contenían, desapareciendo incluso parte o todo el papel que envolvía al tabaco, permaneciendo dicho tabaco en su forma de rodillo original.
Con el cuidado que un arqueólogo confiere a sus trabajos fueron extraídos ambas cajetillas y los restos de cigarros esparcidos por la oquedad que los cobijaba. En el transcurso de los años se han ido deshaciendo debido a las filtraciones de agua, que en algunas ocasiones debieron de estar expuestos al hielo. De todos modos me parece increíble que algo tan delicado, (recordemos que tanto la cajetilla como los envoltorios de cigarrillos eran confeccionados con papel y no de muy buena calidad) haya perdurado tantos años a la intemperie, con la única protección de la piedra que tapaba la oquedad, y no de manera hermética.
Las conclusiones a las que llego, tras hablar con vecinos de la localidad, es que podría ser un "punto de entrega".
Estos puntos de entregas eran lugares que tan solo conocían la persona que depositaba un artículo en concreto y la persona que recogía dicho artículo, conocido como "paquete". Eran usados por familiares o colaboradores y los maquis que vivían en el monte, por lo que era un lugar acordado para la provisión y el abastecimientos de estos hombre y mujeres huidos al monte tras la guerra civil.
En la zona, la gente de mayor edad, recuerdan los fieros combates que se dieron en el paraje conocido como La Morra. También muchos recuerdan que estos lares eran terrenos usados por la guerrilla para ocultarse y desplazarse entre las provincias de Córdoba, Ciudad Real y Badajoz.
La casa se encuentra ubicada a unos cincuenta metros a una cresta de cuarcita y monte bajo, lo que confiere un lugar seguro por el que moverse y aproximarse protegido a la casa sin ser visto. He comprobado también que es factible acercarse al lugar incluso en las horas de más luz ya que el monte bajo ayuda a ocultarse y protegerse de miradas no deseadas.






lunes, 5 de diciembre de 2011

Recuerdos que matan







Parece increíble que después de tantos años todavía existan estos mortales recuerdos de guerra, que diseminados por el campo extremeño esperan pacientemente terminar el trabajo para el que fueron creados. Afotunadamente estas encontradas en una finca cercana a la población de Cabeza del Buey ya están esperando la llegada de los artificieros de la Guardia Civil (TEDAX) para su completa desactivación y tranquilidad de todos.



Por algún extraño motivo después de ser lanzados contra el enemigo, con el único fin de destruir y sembrar el pánico entre las tropas enemigas, no llegaron a hacer explosión, lo cual es de agradecer pues sin duda, algunos de los soldados que poblaban el frente se escapó de un fatal desenlace.



En la imagen podemos ver un grupo de siete proyectiles, cinco de ellos aun con la espoleta puesta.





















miércoles, 6 de enero de 2010

Aeródromo

Circulando por la carretera (N-631) de Zafra a Fuente de Cantos podemos ver una singular casa. Siempre me llamó la atención esta edificación. Un día decidí entrar en ella. Paré mi vehículo en la puerta y busqué un lugar por donde entrar en el recinto.
Las puertas estaban vencidas y las ventanas destrozadas. En su interior observé que no era una casa de campo, de labriegos. Muchas habitaciones no muy espaciosas, una estancia donde antaño hubo varias duchas, una cocina demasiado grande... mi interés subió de pronto. Me encontraba en algún recinto donde por los motivos que fueran habían residido un grupo de personas ciertamente considerable. Mi mente se disparó ¡un acuartelamiento!. Comencé a explorar más detalladamente, mirando las paredes, recorriendo con la vista el suelo, observando los detalles.

Pronto apareció un primer hallazgo, una cartera con el escudo del bando nacional, luego otro, una taza de metal con asa, y hubo más, una almohadilla para impregnar de tinta los sellos de caucho.














Como la edificación tenía dos plantas subí con precaución a la segunda, tanteando la firmeza del suelo. Allí vi una estancia amplia con abundantes ventanales en tres de las cuatro direcciones, en la que no tenía ventanas un mapa pintado con "azulillo". Me recordó a la habitación de los italianos. Sobre el mapa delimitaron las frontera con crucecitas y los nombraron las capitales de cada país y ciudades más importantes, todo escrito a lápiz.















Para embellecer el conjunto lo enmarcaron con un amplio trazo marrón. A su lado las bases de madera de las llaves de la luz. Esto no era una habitación común, era un despacho, una habitación de mando.

Seguí subiendo y mi sorpresa se hizo enorme, un cuarto con ventanas en todas direcciones y un estrecho balcón que rodea dicha habitación ahora entendí lo que era aquello, la base de operaciones de un aeródromo, ¡su torre de control!. No pude distinguir las pistas de aterrizaje pues todo está arado y sembrado de viñas pero era indiscutible que el espacio que se hallaba entre el edificio y la Autovía de la Plata eran las zonas de despegue y aterrizaje de los aviones.

Emocionado por el hallazgo, (no discuto que otros lo encontraran antes pero yo era la primera vez que estaba allí) comencé a buscar información de esta edificación, a preguntar a lugareños por ella. Al poco coincidí con un hombre ya mayor que me dio toda la información, había estado visitando el "Campo de Aviación 101" perteneciente al bando nacional.

miércoles, 28 de enero de 2009

Espeluznate recuerdo

Cada vez que paseo por la calle principal de Cabeza del Buey, la Calle de la Cruz, no puedo dejar de sobrecogerme. Existe aquí un trágico recuerdo que permanece escondido en el olvido necesario a pesar de estar a la vista. En algunas de las rejas de esta calle, y en especial en esta vieja puerta de chapa podemos contemplar los agujeros de metralla provocados por los bombardeos nacionales en la población. Según testimonios de algunos vecinos de la localidad fueron varios los que perdieron la vida por estos bombardeos y muchos los heridos. Sabido de estos bombardeos indiscriminados contra la población civil en esta localidad en particular, me fui fijando en otras rejas de diferentes calles del pueblo. Sinceramente, impresiona la cantidad de marcas que los impactos de metralla dejaron en el duro hierro macizo de las rejas de forja. Cicatrices mal curadas que han llegado hasta nuestros días como fiel testigo del horror sufrido. No quiero llegar a imaginar como quedaría la población tras estos terribles bombardeos, ni en los daños físicos y psíquicos a sus habitantes.

domingo, 28 de diciembre de 2008

Casamata

A pocos kilómetros de Cabeza del Buey podemos ver una casamata olvidada en mitad de la Serena. Para llegar a ella debemos coger un camino que sale casi frente al bar el Almirez (con el bar a la espalda) en el cruce de la carretera de Cordoba y Puebla de Alcocer. Pasa detrás de la cooperativa aceitunera de esta localidad.
Continuamos este camino hasta que veamos una casa a nuestra izquierda con una piscina delante y a nuestra derecha una línea de rocas que es donde se ubica. Esta construcción carece de techo, pero no por estar destruido sino por no estar construido o terminado. A unos 67 pasos en dirección a Cabeza del Buey y a la derecha de dos enormes rocas podemos ver restos en mal estado de otra construcción que no se puede precisar a que corresponde.




lunes, 1 de diciembre de 2008

Papel moneda

Entre los años 1936, 1937 y los primeros meses de 1938 en la zona republicana de La Serena distintos organismos oficiales emitieron billetes, bonos y vales de curso legal. La escasez de monedas metálica dio paso a la aparición de papel moneda y a la proliferación de vales de circulación forzosa que eran canjeables por víveres y enseres de uso común.

El Consejo Provincial de Badajoz ubicado en Castuera fue una de las entidades emisoras de moneda para suplir la carencia de calderilla para el cambio por lo que se produjo una verdadera saturación de billetes en circulación en toda la zona de La Serena. En estos momentos se mezclaban los billetes emitidos por el Banco de España (1000, 500, 100, 50, 25, 10, 5, 1 ptas y 50 cts), los Bonos del Consejo Provincial (1 ptas y 50 cts.) y los vales de los Consejos Municipales (50 cts. Y 25 cts.), además de los vales que los propios particulares o entidades emitían.

En ambos casos el interventor y el Consejero de Hacienda fueron los mismos, D. Francisco Perea Illescas y D. H Rodríguez. En la parte inferior del billete de 1 peseta podemos leer “relieves Basa y Pagés I.G. y R.C. Barna” y en el de 50 céntimos “Relieves Basa y Pages I.C. Barcelona”

Estos billetes constituyen en la actualidad una rareza y pertenecen a una colección privada



sábado, 15 de noviembre de 2008

El dormitorio de los italianos

De la mano de Juan Francisco, Cronista de Ribera del Fresno y locutor de radio, pude contactar con Juan y su esposa Toni. Esta simpática pareja nos acompañaron a ver una de las curiosidades que, según cuentan vecinos de la localidad, dejaron impresas las tropas italianas en uno de los edificios de la población y que aun hoy después de setenta años podemos contemplar gracias a los dueños del local.
De la zona de Campillo de Llerena traían a Ribera del Fresno a las tropas que luchaban en el frente para tomar un descanso en la lucha. Aquí se hospedaban en una o varias casas pero solo una se conserva, la conocida como “Molino de Juan Moriano”. Se sitúa en la Avenida de Extremadura nº 6, casi a las afueras del pueblo y que sin duda en aquella época sería de las últimas viviendas de la población. En su interior podemos leer los vítores a sus dirigentes al igual que algunos nombres propios de los que habitaron el lugar. Sin embargo me llama la atención que a pesar de ser uno de los dormitorios de las tropas italianas no aparezcan nombres o arengas de estos soldados italianos. Los vítores y alabanzas al dirigente italiano Benito Mussolini “Il Duce” al igual que los del Caudillo están escritos todos por la misma mano, más bien parece como si personal español escribiera esos vítores para elevar la moral de los que allí permanecían. La caligrafía es buena y elaborada, de la época. Da señas de un nivel cultural muy por encima de la media. En la pared de la izquierda podemos leer nuevos vítores con una caligrafía diferente, menor adornada y de trazo más fino que las anteriores. Pudiera ser que fuera realizada en fechas posteriores a las otras, además se observa que usa el hueco de la pared que aun no está escrito llegando a la columna de manera "apretada" y el azul es más intenso que el resto de escritura. Otra característica es el empleo de la letra "N" que la vemos escrita en dos sentidos opuesto. Todas están escritas en color azul, posiblemente empleando lo que se conoce como “azulillo”.
Estos graffiti están situados en una primera planta de un edificio anexo a un molino de vino y aceite que da directamente a la calle y que es usado en la actualidad como trastero. El balcón carece de puertas que aislen el interior. El suelo es de nueva construcción permaneciendo las paredes en su estado original. En la pared de la izquierda se han realizado pequeñas reparaciones en grietas y tapan el final de algunas palabras pero se puede leer e interpretar facilmente lo escrito. Los techos tienen una considerable altura y están abovedados. Por encima hay otra planta a la que no accedimos Vista desde la calle los ventanales aparecen cegados. Este edificio recuerda a una “caseta” de transformación eléctrica.
Los graffiti se pueden leer en cuatro de estas paredes y que nos encontramos de frente según entramos en dicha habitación. Para escribir algunos de ellos ha sido necesario el uso de algún tipo de andamiaje dada la altura a la que están escritos. Me apunta Juan Francisco que sería normal el uso de literas para economizar el espacio y agrupar al mayor número de hombres posibles, pero suponiendo que así fuera, solo vemos escrito la parte superior del ventanal ¿porqué no pintaron el resto de las paredes cuando tuvieron la posibilidad de usar las mismas literas?
Iniciamos la lectura por la pared de la izquierda que está dividida por una columna haciendo dos mitades iguales. La primera es una pared lisa, la otra mitad contiene dos arcadas cegadas y moviéndonos en sentido de las agujas del reloj podemos ver los siguientes escritos. La segunda es la que contiene el balcón. y la tercera también se divide en dos gracias a una columna, pero en este caso ambas son lisas.
Columna 1ª pared:
VIVA
Viva – texto ilegible- sobre esta hay escrito nombres en tiza, posiblemente de fechas posteriores
1ª pared, mitad derecha segundo arco:
Berzocan -el yeso tapa las últimas sílabas-
Miguel
Ra a Rodrigu –el yeso tapa las últimas sílabas y un arreglo de cemento tapa la tercera sílaba del primer apellido-
Flores
2ª Pared, de frente a la entrada, parte derecha del balcón:
¡FRANCO!
¡FRANCO!
Nicolás Colbente
Ortega Retobal Granada
¡FRANCO!
2ª Pared, por encima del balcón: Estas se encuentran a considerable altura por lo que tuvieron que molestarse en colocar un andamiaje o similar.
¡¡VIVA ESPAÑA!!
¡¡VIVA ITALIA!!
2ª Pared, lado derecho del balcón:
¡DUCE!
Huella de una mano
¡DUCE!
German
Beja –ilegible pero posiblemente fuera Bejarano-
¡DUCE!
3ª Pared:
IL DUCE = VIVA ITALIA
VIVA FRANCO
ARRIBA ESPAÑA
Restituto López
Francisco
Alaifa
Gavimedo Gerrjamm Cebian
German Bejarano escrito sobre RIA German
Bejarano

Cabe también destacar que bajo los textos de la tercera pared en su primera y segunda mitad hay esbozados unos arcos a lápiz a tamaño natural, tal vez un proyecto para abrir unos nuevos balcones o tal vez solo como elemento decorativo, pero tras las pintadas todo ha permanecido de manera original