miércoles, 28 de enero de 2009

Espeluznate recuerdo

Cada vez que paseo por la calle principal de Cabeza del Buey, la Calle de la Cruz, no puedo dejar de sobrecogerme. Existe aquí un trágico recuerdo que permanece escondido en el olvido necesario a pesar de estar a la vista. En algunas de las rejas de esta calle, y en especial en esta vieja puerta de chapa podemos contemplar los agujeros de metralla provocados por los bombardeos nacionales en la población. Según testimonios de algunos vecinos de la localidad fueron varios los que perdieron la vida por estos bombardeos y muchos los heridos. Sabido de estos bombardeos indiscriminados contra la población civil en esta localidad en particular, me fui fijando en otras rejas de diferentes calles del pueblo. Sinceramente, impresiona la cantidad de marcas que los impactos de metralla dejaron en el duro hierro macizo de las rejas de forja. Cicatrices mal curadas que han llegado hasta nuestros días como fiel testigo del horror sufrido. No quiero llegar a imaginar como quedaría la población tras estos terribles bombardeos, ni en los daños físicos y psíquicos a sus habitantes.